Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3

TEMA: Marcas de cantero en forma de ballesta

Marcas de cantero en forma de ballesta 5 años 6 meses antes #251

  • Rafael Fuster Ruiz
  • Avatar de Rafael Fuster Ruiz
  • DESCONECTADO
  • Administrador
  • Mensajes: 160
  • Gracias recibidas 104
  • Karma: 1
Canal dedicado al estudio de las marcas de cantero en forma de ballesta.
"Ars sine scientia nihil est", atribuido a Jean Mignot, siglo XIV.
Última Edición: 2 meses 2 semanas antes por Rafael Fuster Ruiz.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Marcas de cantero en forma de ballesta 5 años 5 meses antes #356

Hola a tod@s: antes de aportar imágenes e iniciar otro hilo me gustaría comentaros un artículo de Rafael Gracia Boix en el Boletín de la Real Academia de Córdoba, año 1974 sobre la Ballesta, que aunque tenemos marcas prehistóricas englobadas como tales, aporto los datos por reseñar históricamente sobre ella:

Originariamente las armas fueron para defenderse de las fieras y alimañas; conseguir el sustento diario merced a la caza y por ese innato temperamento humano, continuamente predispuesto a la contienda, desde entonces, con carácter bélico, ya que el hombre desde siempre se las ha ingeniado para dotarse de una serie de útiles que les sirvieran para dichos menesteres. A las armas arrojadizas: las lanzas (con puntas de sílex en un principio, hierro, y otros metales después..)y a las piedras lanzadas por medio de hondas le sucedió el arco, verdadera revolución para la época en materia de armamento debido al potente y veloz disparo de las frágiles y terroríficas flechas (a veces empozoñadas) que causaban una rápida y segura muerte. Este último ingenio fué el precursor de la ballesta, y con ella se lograba lanzar saetas, dardos, cuadriellos y viratones o pasadores con gran impulso y exactitud.

La ballesta es procedente de Centroeuropa y su invención se considera que no se remonta más allá del siglo X. Su uso (si bien la emplearon en contados casos los soldados de caballería) estaba reservado casi en exclusiva a los peones o guerreros de a pie, debido a que no era un arma de utilización rápida (por tal motivo no llegó a desterrarse totalmente el manejo del arco en las contiendas medievales) toda vez que mientras que con la ballesta más perfeccionada no podían lanzarse arriba de dos proyectiles por minuto, con el arco (mucho más ligero y manejable) se conseguía sextuplicar el número de ellos; pero ante tan aparente desventaja, la ballesta, tenía en cambio a su favor el lograr un disparo mucho más potente (por desarrollarse una mayor fuerza)y una superior precisión en el impacto, lo que la hacía ideal para la defensa y asedios, quedando un tanto relegada para combates y ofensivas en campaña.

Las primitivas ballestas fueron unas armas poco perfeccionadas y no demasiado difundidas, que al parecer se engafaban con ambos pies o pudiéndose llamar con propiedad ballesta hasta las llamadas de nuez (estribera) que se utilizaron con gran éxito durante los siglos XII, XIII y XIV, cuyo nombre es proveniente de un estribo que poseían en un extremo, en el cual el ballestero introducía el pie y con el auxilio de un gancho que pendía del cinturón, ejercía la suficiente fuerza como para conseguir flexar el arco o verga (las primitivas fueron de cuerno y madera y de acero luego) dejándolo tensado y dispuesto para el disparo.

Es curiosísima la evolución alcanzada por la ballesta a través de los siglos: a las incipientes les siguieron las de estribera, a éstas las llamadas gafas (de ahí el engafarlas a su montaje para el disparo, después la de armatoste o torno, y finalmente las de crenequin, siendo éstas últimas verdadera y complicada máquina de guerra y que no entramos en detalle por no ser el caso-

la utilización de las ballestas como arma de contienda interhumana (y caza, por supuesto), nunca fueron del agrado de los católicos, lo que dió origen a que fuera prohibida la utilización por la grey cristiana en resolución adoptada en el Concilio de Letrán en 1139. Tal proscripción no se llevó a efecto, motivando que el Papa Inocencio III (1198-1216)se viera en la necesidad de recordar continuamente dicha prohibición sin que lelgara a obtener la obediencia apetecida.

La noticia más lejana y cierta que tenemos sobre la utilización de la ballesta en España, se remonta a época musulmana, en la que Ibn Hud en la reconquista de Barbastro (1046) empleó un cuerpo de 600 "rumat´aqqara" (ballesteros) y de fecha cristiana (tal vez por la prohibición que hicimos mención antes)no se aluden los ballesteros en las crónicas, y cuando lo hacen, en la mayoría de los casos e spara tratar del número de ellos con que contaba el adversario (ejemplo de tala que hizo por tierras de Granada en 1281 el infante don Sancho en tiempos de Alfonso X, o en Córdoba durante el reinado de Alfonso XI cuando el rey granadino Muhammad IV sometió Castro del río, nombrando por vez primera que se nombran las ballestas por parte cristiana.

Por último, otro apunte histórico referente a la obligatoriedad de su posesión: en 1383 durante las Cortes de Segovia dispone entre otras cosas que todos los hombres de su reino tanto clérigos como seglares y de cualquier ley o condición que se halalren comprendidos entre los veinte y sesenta años deben tener armas con arreglo a riqueza o bienes, debiendo tener una ballesta de nuez o estribera con todo lo necesario para el uso de la misma... además de tres docenas de pasadores.

En cuanto al ordenamiento, los ballesteros ocupaban un lugar intermedio en el orden de la Jerarquía económica por lo que presumiblemente que ellos darían el mayor contingente de esta clase a la tropa, por pertenecer a esta "clase" social la mayoría de los varones de la población activa, por lo que se cree que muy pocos habitantes no podían recluirse en "corrales" por muy grandes que éstos fueran, tantos ballesteros y constituirse en "casas-cuarteles".

Una vez que hemos hecho una aproximación muy rápida sobre el término y ballesta en nuestro contexto peninsular, ahora toca discernir qué paralelos tenemos que observar con los grabados prehistóricos por ejemplo, ya que es obvio que se asemejan bastante a los motivos y grabados denominados de la letra "phi" que como sabéis se interpreta como símbolo de fertilidad y fecundidad.
Última Edición: 11 meses 1 semana antes por Rafael Fuster Ruiz.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Marcas de cantero en forma de ballesta 5 años 3 meses antes #476

  • Jordi Aguadé
  • Avatar de Jordi Aguadé
  • DESCONECTADO
  • Administrador
  • Mensajes: 55
  • Gracias recibidas 21
  • Karma: 1
Para todos aquellos aficionados al románico existen pocos temas más fascinantes que el de las marcas de cantería. Estos signos atraen por igual a todo tipo de público, desde los niños hasta los más expertos en la materia. Enseñen unas cuantas marcas de cantero a un niño, y se pasará el resto de la excursión buscándolas, como si se tratase de un tesoro, a la caza de nuevos signos, a veces, tallados en posiciones insospechadas.

A su vez, uno se sorprende cuando descubre que es un tema casi tan fascinante como desconocido. La falta de escritos de la época hace que resulte difícil intentar dar una explicación coherente de cuál pudo ser el objetivo de tales marcas. De todas formas, no cabe duda de que no hay una sola respuesta, marcas de cantero las hay de muchos tipos y formas, desde las firmas del cantero, pasando por las marcas de posición a otras, más elaboradas en sus diseños geométricos, y en ocasiones únicas en el templo, que son las que suelen guardar “pequeños secretos del oficio”.

1. La ballesta es una marca de cantero bastante extendida y sus diseños son variados. Las diferentes ballestas deberían, cuanto menos, vincular la nave transepto con el ábside del alguna forma.

2. En segundo lugar, no todas las ballestas eran válidas para el estudio. En primer lugar, debían ser marcas sin mucho desgaste, para poder distinguir bien sus límites. También tendríamos que descartar aquellas que por su posición, en ocasiones en paños elevados, impiden obtener una imagen sin distorsiones.

El primer resultado lo obtuvimos en la iglesia de San Miguel de Foces.
sanmigueldefoces.jpg

Si igualamos el travesaño de la ballesta con la nave crucero, como hicimos antes, la punta de la flecha señala también el centro del ábside. Por otro lado, el arco indica la ubicación del cruce de naves, y aunque no parece que en este caso haya ninguna relación con la posición del pórtico, sí que el pie de la flecha coincide con lo que parecen unas capillas adosadas a los muros.

El siguiente ejemplo es en la Catedral de León.
planta_catedral_leon_ballesta.jpg

Como vemos en la imagen, si igualamos la nave crucero con la ballesta, aparecen otra vez los mismos resultados. El arco marca el centro del ábside. A su vez, la base de la ballesta también señala el cruce de naves, y en este caso, el mango de la ballesta parece acotar tanto el cruce de naves como el ancho de la nave principal.

Y el último ejemplo es en la basílica de San Isidoro de León.
Sanisidoroleon-ballesta.jpg

Se puede observar como la nave transepto está vinculada al ábside mediante el arco de la ballesta y, una vez más, la curaña de la ballesta (mango) coincide con el ancho de la nave principal.

¿Estamos ante un patrón o se trata simplemente de una simple casualidad? Seguiremos estudiando este tipo de marcas de cantero.

© Rafael Fuster Ruiz y Jordi Aguadé Torrell
Última Edición: 11 meses 1 semana antes por Rafael Fuster Ruiz.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Lola Casado Gutiérrez

Marcas de cantero en forma de ballesta 5 años 3 meses antes #477

  • Jordi Aguadé
  • Avatar de Jordi Aguadé
  • DESCONECTADO
  • Administrador
  • Mensajes: 55
  • Gracias recibidas 21
  • Karma: 1
El otro día, con las prisas, me olvidé de añadir un último caso. Esta vez se trata del Monasterio de Irache. Para presentar este caso, lo haremos al revés. Esta es una ballesta del monasterio de Irache.
ballesta-irache.jpg

Según esta imagen, si nos fijamos en la forma del brazo de la ballesta, que se prolonga hasta casi el travesaño, podríamos especular que se trata de un templo de nave única, o bien un templo con naves laterales.

Observando el plano del templo vemos que efectivamente es así:
planta-irache-1.jpg

Y la imagen final, donde superponemos la marca a la planta del templo:
irache-plnata-ballesta.jpg

Parece que estos lapidarios en forma de ballesta se adaptan a las proporciones de los templo donde se encuentran. A ver si encontramos otros ejemplos.

© Rafael Fuster Ruiz y Jordi Aguadé Torrell
Última Edición: 11 meses 1 semana antes por Rafael Fuster Ruiz.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Lola Casado Gutiérrez

Marcas de cantero en forma de ballesta 5 años 3 meses antes #478

  • Jordi Aguadé
  • Avatar de Jordi Aguadé
  • DESCONECTADO
  • Administrador
  • Mensajes: 55
  • Gracias recibidas 21
  • Karma: 1
Las marcas de cantería utilizadas en este post han sido extraídas de libro “Canteros románicos por los caminos de Navarra”, de Simeón Hidalgo Valencia. Aconsejamos su adquisición a todos los interesados en las marcas de cantería, a través de los siguientes correos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Cuando uno trabaja con este tipo de marcas, no debe de intentar obtener resultados exactos, sino mas bien aproximados, y como tales deben de tratarse. Los motivos para ello son diversos: aunque las marcas estén bien definidas, que no siempre es así, casi nunca son dibujos hechos con compás y cartabón. En el análisis detallado de estas marcas es cuando se observan estas pequeñas desviaciones que hacen errores de milímetros en la marca hagan que no se obtenga el resultado exacto.

A menudo la marca es inaccesible, por lo que su obtención implica hacer el dibujo a ojo, con la correspondiente pérdida de precisión. Por lo tanto, resulta casi imposible obtener resultados exactos, por lo que deberemos buscar hacia donde apuntan estos resultados e intentar extraer las conclusiones de dichas aproximaciones.

Siguiendo la pista de las marcas de cantero en forma de ballesta nos vamos hasta el monasterio cisterciense de Santa María de la Oliva. donde hemos encontrado una extensa variedad que nos servirán para buscar resultados análogos entre las que pertenecen a una misma tipología.

ballesta-santa-maria-oliva.jpg

¿Qué sucede si igualamos el travesaño de la ballesta con la longitud de la nave crucero como hemos venido haciendo hasta ahora?

ballesta-santa-maria-oliva-2.jpg

El arco parece acotar el ábside, mientras que la pluma de la flecha el ancho de la nave principal. Aún así, queda por explicar el significado de la punta de la flecha. Para ello deberemos redimensionar el travesaño, esta vez igualándolo al ancho de la nave principal.

ballesta-santa-maria-oliva-3.jpg

Como se puede observar, la flecha sale de la puerta para apuntar justo al centro del ábside. Sigamos con la siguiente ballesta.

ballesta-santa-maria-oliva-4.jpg

Si redimensionamos el lapidario de igual forma, se observa que el arco marca el centro del ábside, mientras que el mango indica la posición del muro de la nave principal.

ballesta-santa-maria-oliva-5.jpg

El siguiente par de ballestas tienen el mismo diseño de mangos, con la diferencia que una de ellas contiene una flecha.

ballesta-santa-maria-oliva-6.jpg

Empecemos por la primera de ellas y veamos lo que sucede cuando la igualamos el travesaño del transepto. En este caso, el arco vuelve marcar la posición del ábside, mientras que el mango vuelve a marcar la posición del muro.

ballesta-santa-maria-oliva-xx.jpg

¿Y la otra ballesta?

ballesta-santa-maria-oliva-7.jpg

Si ahora redimensionamos la ballesta respecto al crucero, el arco también señala el ábside, y el mango las columnas que delimitan la nave central. Y si movemos la ballesta hasta que la base de la flecha coincida con el pórtico, ahora la punta de la flecha indica claramente la longitud de la nave principal.

ballesta-santa-maria-oliva-8.jpg

Pero, ¿qué pasa si superponemos la ballesta de forma que el travesaño se iguale al ancho de la nave principal?

ballesta-santa-maria-oliva-9.jpg

Sucede entonces que la flecha indica el cruce de naves.

¿Qué conclusiones podemos extraer de estos resultados? Además de obtener ciertos patrones y reglas que se cumplen para los diferentes tipos de ballestas, parece que las proporciones de los templos se encuentran implícitas en su diseño.
© Rafael Fuster Ruiz y Jordi Aguadé Torrell
Última Edición: 11 meses 1 semana antes por Rafael Fuster Ruiz.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Lola Casado Gutiérrez

Marcas de cantero en forma de ballesta 5 años 3 meses antes #479

  • Jordi Aguadé
  • Avatar de Jordi Aguadé
  • DESCONECTADO
  • Administrador
  • Mensajes: 55
  • Gracias recibidas 21
  • Karma: 1
Llegados a este punto, recordamos que el arquitecto vienés Franz Rzhia tenía un libro, publicado a finales del siglo XIX, donde recogía y analizaba las marcas de honor de los gremios de la Baühutte, la federación germánica que agrupaba las corporaciones de constructores, que estuvo operativa entre los siglos XIV y XV, y cuyos centros se encontraban en Estrasburgo, Colonia, Viena y Berna.

Nunca se nos hubiera ocurrido buscar similitudes entre las ballestas del monasterio de la Oliva y las redes/matrices geométricas recogidas por Franz Rziha, ya que se trata de una construcción románcia datada del siglo XII, mientras que dichas matrices están documentadas mucho más tarde, en época ya gótica. Sin embargo, si superponemos las ballestas del monasterio de la Oliva sobre las matrices de Franz Rzhia se observan correspondencias interesantes.

ballestasoliva.jpg

En este momento, nos encontramos con los dos hechos:

1) Las marcas de cantero en forma de ballesta parecen mantener las mismas proporciones que el templo en donde fueron labaradas.

2) A su vez, el diseño geométrico de estos lapiadrios en forma de ballesta se adapta a las redes/matrices recogidas por Franz Rziha.

¿Cómo es que marcas de cantero románicas se adaptan a las redes que empleaban en los siglos XIV y XV las corporaciones germánicas de constructores, agrupadas en la federación de la Baühutte? ¿Fueron hechas a posteri o existe una relación entre los métodos empleados por los constructores románicos y los propios del gótico?

Resulta lógico pensar que se trata de métodos de construcción comunes a unos y otros, probablemente heredados del los Collegia Fabrorum romanos. Muchas de esas técnicas, heredadas del antiguo Egipto por griegos y romanos, fueron transmitidas, a través de las escuelas bizantinas y árabes, a los gremios de constructores medievales, hasta llegar a los artífices de esos edificios prodigiosos que son las catedrales góticas, cuyas bóvedas de crucería se elevan hasta unas alturas nunca vistas hasta entonces gracias a la aplicación de rigurosos procesos geométricos que permiten obtener plantas y alzados de gran precisión. En este sentido, las redes que empleaban las logias germánicas para obtener sus marcas de honor no serían más que una evolución de los métodos utilizados siglos antes durante el románico.

De todo ello se deduce, que los principios geométricos que sirvieron como bases para establecer las proporciones de las iglesias y las catedrales altomedievales, habría quedado reflejado en un buen grupo de marcas de cantería, como en el caso de los lapidarios en forma de ballesta.
© Rafael Fuster Ruiz y Jordi Aguadé Torrell
Última Edición: 11 meses 1 semana antes por Rafael Fuster Ruiz.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Lola Casado Gutiérrez

Marcas de cantero en forma de ballesta 5 años 3 meses antes #480

  • Jordi Aguadé
  • Avatar de Jordi Aguadé
  • DESCONECTADO
  • Administrador
  • Mensajes: 55
  • Gracias recibidas 21
  • Karma: 1
Nuniloo, desde el foro Caminando entre románico, nos presenta la siguiente marca de cantería.
ucerogeminis.jpg

Como comenta Nuniloo, es difícil no pensar en una constelación cuando uno ve por primera vez esta marca. De hecho, ya conocíamos este lapidario, al que habíamos bautizado con el nombre de Géminis. De todas formas, parece ser que la pareja de cruces no forman parte de una misma marca, teniendo en cuenta la evidente diferencia en su ejecución. Además, si seguimos investigando por el muro exterior norte de la nave principal de San Bartolomé, encontramos otra cruz similar.

ucerogeminis2.jpg

Además, encontramos otras marcas en San Bartolomé, que aunque diferentes a la primera, parecen guardar algún tipo de relación entre ellas, y nos separan cada vez mas de las estrellas.

6309803116_e37a11fae4.jpg

Pero, ¿qué tiene que ver esta marca con la ballesta de San Bartolomé? Pues bien, esta marca me ha mantenido en vilo mucho tiempo, sin llegar a sacar nada en claro. De todas formas, si nos fijamos en la primera pareja de cruces, en concreto con la que tiene el trazado mas bien definido, y hacemos el ejercicio de superponerla a la marca de la ballesta tendremos la siguiente figura.

ballestasgeminis.jpg

Parece que existe una fuerte vinculación geométrica entre la ballesta y la primera de las cruces. Si redimensionamos las marcas para que tengan la misma longitud, vemos, en primer lugar, que la "pata" de la cruz sale exactamente del mismo lugar donde en la ballesta hay un punto.

Pero casi mas sorprendente es el tamaño del crucero, ya que, a priori podía haber tenido cualquier longitud. Sin embargo, vemos como queda perfectamente limitado por el arco de la ballesta.

¡Sorprendente!
© Rafael Fuster Ruiz y Jordi Aguadé Torrell
Última Edición: 11 meses 1 semana antes por Rafael Fuster Ruiz.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Lola Casado Gutiérrez
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3
Tiempo de carga de la página: 0.394 segundos